Blog

Reseña de Dark Souls: The Card Game

Dark Souls: The Card Game es un juego de cartas cooperativo con mecánicas de deck-building basado en la saga de videojuegos Dark Souls. Cada jugador manejará a un personaje y nos iremos enfrentando a todo tipo de monstruos que nos darán nuevo equipo con el que mejorar nuestro mazo y almas para comprar mejores cartas de estamina cuando visitemos la hoguera. El objetivo final es derrotar a dos jefes antes de haber visitado la hoguera 5 veces. ¿Estás preparado para morir?

¿Cómo son los videojuegos de Dark Souls?

En los videojuegos de Dark Souls empiezas en una hoguera, que es tu punto de guardado hasta que encuentres la siguiente hoguera, normalmente custodiada por un jefe. Entre medias te enfrentarás a unos cuantos monstruos que te dan almas cuando les matas y que puedes usar en las hogueras para mejorar las características de tu personaje.

En el momento en que tocas una hoguera, todos los monstruos reaparecen en el mapa. Y si te matan, todas las almas que hubieras recolectado hasta entonces se quedan donde murieras y tu vuelves a empezar desde la última hoguera que visitaste y todos los monstruos vuelven a aparecer igualmente.

El punto interesante está en que si llegas hasta donde se quedó tu cadaver, puedes recuperar todas esas almas, pero si te vuelven a matar, esas almas desaparecen para siempre. Esto crea una tensión en el jugador que quiere no volver a morir para no echar a perder esas almas que tanto le había costado conseguir. Te juegas mucho porque el juego es complicado, cualquier monstruo te puede matar fácilmente si te descuidas.

El videojuego se hizo un hueco en el corazón de muchos jugadores por varias razones:

  • Por la nostalgia de los juegos difíciles. En un mundo donde cada vez se dan más ayudas al jugador, Dark Souls se asemeja más a los videojuegos de nuestra infancia que eran prácticamente imposibles. Y que jugabas una y otra vez porque no tenías otra cosa más que hacer.
  • Por el sentimiento de superación. Son videojuegos difíciles pero no imposibles. Tu personaje irá avanzando sus características, pero lo que te hace superar a los bosses despues de tantos intentos es tu mejoría como jugador. Y esa sensación de que nadie te ha regalado nada, es impagable.
  • Por el magnífico diseño de los niveles. Cuando llevas un rato perdido explorando, de repente encuentras una puerta que te lleva directamente a la hoguera de la que venías. Llevas un buen rato explorando mapa y de repente estás de nuevo al principio. Y este atajo se queda abierto para siempre, asíque puedes descansar tranquilo en la misma hoguera sin tener que repetir los mismos peligros otra vez para llegar hasta donde estabas.
  • Por la tensión que decía antes. Cada vez que derrotas un monstruo, tienes que decidir: ¿seguir investigando y arriesgarte a que te maten y tener que recuperar las almas que tanto te costó conseguir? ¿o regresar a la hoguera a gastar tus almas y tener que matar a los mismos monstruos otra vez? Es un Push your luck constante que lógicamente ha sido fácil de llevar al juego de cartas. El control del personaje es tosco. No es un Super Mario que casi parece un Tony Hawk haciendo saltos medidos. Cuando atacas si no eres muy preciso es fácil que te quedes vendido y te machaquen. Esto te hace ir inseguro, con miedo a lo que puede haber tras la siguiente esquina, por lo menos hasta que te acostumbres a los controles y te hagas mejor jugador.
  • Por la narrativa emergente. El juego parece que no tiene historia, que simplemente tienes que avanzar y matar. Pero realmente hay una historia “escondida” en las descripciones de los objetos, en las pocas y enigmáticas cinemáticas, etc… A mucha gente le encanta este tipo de narrativa pero a mí no. A mí personalmente me gustaría más una narrativa más convencional y poder disfrutar de la historia sin tener que estar indagando. Pero bueno, así es Dark Souls, es un videojuego que no te lo pone fácil ¡ni para enterarte de qué va!

¿Cómo es una partida de Dark Souls: The Card Game?

El juego tiene 3 tableros. Uno que sirve como “mapa” por el que te irás moviendo de encuentro en encuentro. Y los otros dos forman un escenario para el combate, haciendo una especie de tabla donde en uno estarán nuestros personajes y en el otro los monstruos. Para atacar sólo puedes atacar a los monstruos que estén en tu misma columna.

Cada personaje tendrá un mazo de cartas específico que se componen de cartas de equipo y cartas de estamina, que son las cartas que tienes que descartarte para poder usar el ataque o defensa de una carta de equipo. Este mazo hace las veces de la vida del personaje también. Si te quedas sin cartas, tu personaje muere y todos los personajes tienen que volver a la hoguera.

Hay 4 tipos distintos de cartas de estamina. Una espada no va a requerirte que gastes estamina de tipo Fe o Inteligencia que se usa más para conjuros, te pedirá que descartes estamina de tipo Fuerza o Dextreza.

Los encuentros tienen 3 niveles de dificultad. Cuando entras en uno, la carta te dice con cuantos monstruos te vas a enfrentar y de qué nivel son dependiendo del número de personajes que lleves. También te dice cuantas cartas de equipo te vas a llevar si ganas. Con esto sacas los monstruos, los pones en su tablero, robas hasta 6 cartas de tu mazo para formar tu mano y empiezas el combate.

Cartas de encuentro

En el combate empiezan los monstruos atacando. Tú te puedes defender usando cartas de equipo de defensa y descartando las cartas de estamina que determine esa carta de equipo. Si no puedes bloquear todos los puntos de ataque, descartas tantas cartas de tu mazo (o mano, a tu elección) como puntos no hayas podido bloquear. Despues es tu turno, robas hasta tener 6 cartas en tu mano otra vez y atacas a los monstruos que estén en la misma columna que tu personaje y usando cartas de equipo de ataque descartando estamina al igual que cuando te defiendes. También te puedes mover de casilla antes o despues de atacar. Y si tu ataque es del mismo tipo que la debilidad del enemigo, ignoras los puntos de bloqueo de este.

Combate en Dark Souls: The Card Game

El combate acaba cuando todos los monstruos han muerto o algún personaje se queda sin cartas en el mazo. Hay dos mazos de cartas que son compartidos entre todos los personajes: el Botín y el Inventario. Cuando ganas un combate, robas cartas de equipo y los tokens de alma que dieran los monstruos y los pones en el Botín. Si en el siguiente combate mueres, este Botín se pierde. Pero si ganas el siguiente combate también, las cartas del Botín pasan al Inventario antes de poner en el Botín las nuevas cartas ganadas en este segundo combate.

Por último cuando te vas a la hoguera despues de ganar un combate pasan varias cosas. Primero, mezclas tu mano y tus descartes en tu mazo de nuevo. Despues todo el Botín se mueve al Inventario. El mazo de Inventario es el equipo que has ganado que ya no puedes perder, incluso si mueres. Cuando mueres, sólo pierdes lo que tuvieras en el Botín, no en el Inventario. También es el momento de gastar tus almas para comprar cartas de Estamina de mejor calidad que las básicas con las que empiezas el juego.

Cartas de Stamina

En la hoguera tienes la oportunidad de hacer un poco de deck-building, añadiendo a tu mazo las cartas del Inventario que tú quieras, siempre que mantengas el número de cartas en tu mazo según dicte la carta de hoguera. Cada vez que visitas la hoguera, el número máximo de cartas de tu mazo aumenta en 3 y te dan alguna carta extra para tu Inventario.

Una vez has acabado esta gestión de tu mazo y lo has dejado a tu gusto, vuelves al tablero del mapa y vas a por tu siguiente encuentro. Así hasta que te decidas a ir a por los dos jefes que tienes que vencer para ganar la partida, que son combates especiales porque cada jefe tiene un mazo particular que marca a dónde se va a mover y cómo va a atacar en cada turno. Al contrario que los monstruos normales que siempre están en la misma casilla y siempre atacan igual cada uno.

Carta de Jefe y su mazo de comportamiento

Opinión

Me gustan mucho los videojuegos de Dark Souls y cuando vi este juego de segunda mano por $5 lo tenía que probar, aunque no lo conocía. No he probado su homónimo Dark Souls: The Board Game, del mismo autor y editorial y publicado un año antes que este, pero no he oído muchas cosas buenas de él. Y luego está Bloodborne: The Board Game que no tiene nada que ver con ninguno de estos dos, parece ser el mejor de los tres y tampoco lo he podido probar.

El juego tiene muy bien implementada la temática Dark Souls. Lo de terminar un encuentro y pensar si arriesgarte y continuar o si volver a la hoguera y mejorar el personaje antes de morir es como en el videojuego. Lógicamente la gestión de tu mano en los combates no tiene nada que ver con la pericia que tengas con los mandos de tu consola, pero por lo demás el juego se siente como el videojuego. Y los monstruos están sacados directamente de Dark Souls III según tengo entendido.

El juego te permite jugar con un personaje pero no escala muy bien. Si llevas un personaje te vas a llevar todos los ataques seguro, salvo si el ataque es de area y no te da. Esa es la única forma que podrías evitar tener que defenderte de un ataque. Y luego si tienes mala suerte y te sale una mala mano con 6 cartas de equipo y ninguna de estamina, por ejemplo, es un revés demasiado duro si quieres aguantar sin volver a la hoguera.

Con dos personajes el daño de una posible mala mano se mitiga, tienes más posibilidades de poder atacar la debilidad de un monstruo y también repartes un poco el daño haciendo que quemes tu baraja mucho menos. Pero hay una pega. No tengo mucho problema con jugar a juegos en solitario a dos manos, Gloomhaven: Jaws of the Lion lo juego así y voy bien. Pero este juego, jugando a dos manos, la partida se me alarga a las 2 horas y pico, frente a los 45-60 minutos que pone en la bgg. Veo dificil jugar una partida en ese tiempo ni con un personaje. Y el juego es entretenido, pero es un poco repetitivo como para estar 2 horas haciendo lo mismo.

Supongo que jugando con dos jugadores con un personaje cada uno se agilizará mucho más, pero jugando solo acabo un poco cansado de matar un monstruo detrás de otro. Tampoco cambia mucho el combate entre que te salga un monstruo u otro, salvo que los monstruos de nivel 3 son más difíciles que los de nivel 1 y alguna habilidad propia. Los bosses no hacen nada especial a parte de que cada turno su ataque y su debilidad cambian, que el combate dura más y es más posible que te quedes sin cartas y mueras si no le matas rápido.

El momento deck-building en la hoguera tampoco es que diga mucho. Simplemente te equipas el equipo nuevo que hayas conseguido al azar y compras todas las cartas de estamina que puedas del tipo de tu personaje. No es que vayas a combar nada con ellas, simplemente hay cartas mejores que otras y cuantos mas combates hayas ganado, más de ellas te podrás equipar. No hay ninguna decisión importante que tomar en la hoguera.

En definitiva, si eres muy fan de Dark Souls lo puedes probar porque lo disfrutarás unas cuantas partidas. A mí me han entrado ganas de volver a jugar al videojuego mientras jugaba. Pero si no, yo no lo recomiendo porque es un juego que rápidamente se queda corto para lo laaargo que se hace. Hay dos expansiones que añaden alguna mecánica nueva como las trampas y más monstruos y equipo. Sólo espero que no añadan más tiempo a la partida.

Leer más

Reseña de Fields of fire

Fields of fire es es un wargame táctico en solitario en el que tomaremos el papel de un comandante de una compañia de infantería. Hay tres campañas en el juego básico de 7 misiones cada una: Segunda Guerra Mundial, Korea y Vietnam. El mapa se dibujará mediante un grid de cartas que representan el terreno por el que se moverán las tropas. El juego se juega sin dados ya que cualquier resultado que necesites sacar por azar se hará robando cartas del mazo de acción. En este juego se da especial atención a la comunicación de las órdenes a las tropas y la Cadena de mando.

(más…) Leer más

Reseña de Hero Realms en solitario

Hero Realms es un deck building de caja pequeña con temática de fantasía en el que tendremos que mejorar nuestra baraja inicial para derrotar a nuestro rival junto con sus campeones. El juego en principio sólo está pensado para jugar con más gente, pero se puede jugar en solitario si te compras la expansión correspondiente o juegas alguna de las campañas fan made que comentaré en este artículo y que ni siquiera necesitas imprimir nada para jugarlas.

(más…) Leer más

Reseña de la app de Viernes

Viernes es un juego de cartas en solitario de tipo deck building. Robinson Crusoe ha llegado a nuestra isla y nosotros, encarnando al personaje Viernes, tenemos que ayudarle a defenderse de los peligros de la isla que, con suerte, desembocarán en dos combates contra unos piratas. Si les vencemos habremos ganado la partida, pero no va a resultar nada fácil.

(más…) Leer más

Reseña de Seekers Beyond the Shroud

Seekers Beyond the Shroud es un juego en solitario de Blackoath Entertainment en el que te inicias en el mundo del ocultismo y donde puedes ir ascendiendo en sus jerarquias a base de hacer misiones de mazmorreo y aliarte con espíritus para hacerte más poderoso. El juego está sólo en ingles y, al igual que pasaba con Disciples of Bone & Shadow, no encontraremos reglas para rolear hasta que salga la expansión tipo Narrative Playbook el año que viene.

(más…) Leer más