Reseña de Gloomhaven: Jaws of the Lion

Si eres de los que le dan alguna importancia al ranking de la BGG, te habrás dado cuenta que desde hace unos años hay un juego que no baja del número 1 en pleno 2020. No es ni un wargame de cartas ni un cooperativo legacy de doctores. Es Gloomhaven, un juego que mezcla una gestión de mano digna del Mage Knight y una temática de calabozos tipo Descent.

Sin embargo, el juego es caro, interminable (95 misiones), en una caja muy grande y es un poco intimidante para el jugador casual. Así que decidieron sacar un nuevo juego que cuesta la mitad, tiene 25 misiones nuevas, una caja normal y un sistema para aprender las reglas jugando los primeros 5 escenarios que es mucho más asequible. Y este es el Gloomhaven: Jaws of the Lion, que hasta el momento sólo está disponible en inglés.

¿De qué va Gloomhaven: Jaws of the Lion?

Jaws of the Lion es el nombre del grupo de mercenarios que manejas. A través de 25 misiones irás desvelando la trama de una campaña exclusiva que no venía en el juego original. Este es un juego independiente, no es una expansión, así que no necesitas tener el juego base.

Se puede jugar de 1 a 4 jugadores, aunque si lo vas a jugar en solitario, tendrás que manejar 2 personajes. No hay opción de jugar con un sólo personaje.

Durante las misiones, no lanzarás ni un solo dado, que suele ser algo habitual en este tipo de juegos. Aquí te manejaras con una mano de cartas para moverte y atacar y, para darle algo de aleatoriedad, cuando hay un ataque sacas una carta que modificará el valor de ataque. Aparte de eso podrás comprar objetos, subir de nivel, vivir eventos donde tendrás que tomar una decisión en la ciudad, etc.

Mapa de Gloomhaven.

Contenido del juego

Me sorprende mucho la cantidad de horas de juego que han podido meter en una caja tan pequeña a la que no le sobra nada de aire. Además viene con unas instrucciones de cómo destroquelar y almacenar el juego, que se agradecen mucho.

Aunque de momento sólo he jugado las 5 misiones que hacen de tutorial de juego, me quedan otras 20. Durando sobre las 2 horas cada escenario y teniendo en cuenta que hay que repetir cuando se falla, no se me va a hacer corto para nada. Lo que no sé es si se me hará repetitivo. Veremos cuando las acabe si tengo ganas de más para meterme en su hermano mayor o no.

Respecto al juego original la mecánica es la misma, sólo que se pierden algunas cosas que se hacen al acabar el escenario, como el retiro, la prosperidad, la reputación, la donación en templos y los eventos de carretera, no así los de ciudad que se mantienen.

También hay 4 cajitas selladas que no se pueden abrir hasta que te digan en la historia. Y un mapa de Gloomhaven con pegatinas para poner según avanzas en las misiones.

Componentes de Gloomhaven: Jaws of the Lion

Gestión de la mano

Como digo en este juego no hay dados. Empiezas con un personaje y cada uno tiene sus propias cartas. Alrededor de 10, unos más, otros menos. Cada carta está dividida en dos secciones: la parte de arriba, que suelen ser ataques y la parte de abajo, que suelen ser movimiento, saquear, etc. Y un número en el medio de la carta que indica tu iniciativa.

Así que jugar un turno es tan fácil como seleccionar dos de las cartas de tu mano para ejecutar la parte de arriba de una y la parte de abajo de la otra. Y elegir cuál de las dos iniciativas quieres usar. Los enemigos sacarán sus propias cartas con sus propias acciones e iniciativa y se juega el turno en orden. La IA de los enemigos es sencilla pero efectiva, si se mueven se van a por el jugador más cercano y si hay dos igual de cerca, van a por el que menor iniciativa tenga.

Esto que es tan sencillo de explicar, a la hora de la verdad te puedes ver abrumado con la cantidad de opciones que puedes hacer. ¿Ejecuto este ataque tan poderoso ahora o me lo guardo para aquel enemigo élite de atrás? ¿Le ataco a distancia con esta carta o me la guardo porque la acción de abajo es de Saquear y hay muchas monedas por el suelo? ¿Elijo una iniciativa rápida o una lenta y me guardo la rápida para el siguiente turno justo después de mi ataque lento y hago dos ataques consecutivos? ¿Invoco unas llamas ahora y las uso en el siguiente turno para lanzar el super ataque de fuego o voy a por ese cofre?

Mano de cartas de acción.

Hay miles de posibilidades y siempre tienes que estar mirando qué harás después. Porque las cartas las descartas y cuando te quedas sin ellas tienes que descansar. Hay dos tipos de descansos:

  • Descanso corto: Al final de todos los turnos barajas tu pila de descartes y eliminas una carta al azar y no la puedes volver a jugar en lo que queda de escenario. Si quieres conservar esa carta, puedes perder una vida y volver a barajar, pero sólo lo puedes hacer una vez. El resto de cartas vuelven a tu mano.
  • Descanso largo: Pierdes tu turno y al final de todas las iniciativas puedes elegir qué carta perder y el resto vuelven a tu mano. También te curas 2 puntos de vida y puedes enderezar objetos que hayas usado y se puedan volver a usar.

Si te quedas sin cartas en tu mano para poder jugar dos, eres eliminado de la partida por agotamiento. Y el juego está muy bien medido para que tengas los turnos justos. Esta mecánica hace que tengas que jugar con cierta presión de tiempo porque si te dedicas a ir cogiendo todas las cosas que haya por el suelo, es posible que no llegues a completar el escenario por puro agotamiento del personaje, que cada vez puede hacer menos cosas.

Esta presión puede hacer pensar al jugador que están ante un puzzle que resolver mas que en un calabozo en el que quieres ir tranquilamente matando y explorando. Pero a mí me parece de lo más temático. Si esto fuera la vida real, los personajes también irían con esa presión de querer acabar cuanto antes y ese agotamiento tras tanto espadazo. No hay tiempo para dormirse en los laureles y el cuerpo no están tan fresco después de masacrar unos cuantos esbirros.

Tablero por personaje.

¿Cómo es el tutorial?

El autor del juego, Isaac Childres, vio que era un problema ese primer turno de un jugador nuevo en el que no sabe qué hacer con tantas posibilidades. La mano de 10 cartas con dos acciones cada una abruma mucho. Así que en este Gloomhaven: Jaws of the Lion decidió que tenía que currarse un tutorial que fuera explicando las mecánicas poco a poco en vez de un libro de instrucciones y ya.

Así que el juego tiene una Guía para aprender a jugar y otro que hace de Glosario con todas las reglas. Y le ha salido bastante bien. Las dos primeras misiones son para enseñarte como moverte por el escenario y atacar y cómo son algunas condiciones como bendecido o envenenado. Para esto en vez de darte las cartas con las que jugarás después, te da unas cartas básicas que sólo usarás durante el tutorial y que eliminan cosas más complejas como los elementos o acciones como empujar o tirar. Y en vez de 10, sólo tienes 6 y claro, el escenario es mucho más corto.

En los siguientes escenarios del tutorial te va metiendo más mecánicas y explicando como funciona la campaña guardando y gastando experiencia, dinero y habilidades adicionales de cada personaje. Puedes ir a la ciudad a comprar objetos y entre cada misión vivirás un Evento de Ciudad donde tendrás que elegir una opción que te vendrá bien o mal.

Me parece un gran acierto aunque si lo vas a jugar con gente, yo no me iría leyendo el manual según vas jugando como te propone. Tráete las reglas aprendidas de casa porque las reglas que explica para el primer escenario son 10 páginas. Luego cada escenario posterior van siendo menos. Pero me imagino el resto de jugadores deseando empezar a jugar y uno leyendo en alto durante 10 páginas. Menudo aburrimiento.

En solitario no tienes ese problema claro, y es genial aprenderlo de esta manera.

Guía para aprender a jugar.

¿Cómo es el setup?

Una de las grandes novedades de Gloomhaven: Jaws of the Lion es que en vez de traer losetas de mapa para montar el escenario, el mapa esta en un libro de anillas y sólo tienes que abrirlo y poner figuritas encima para empezar a jugar. ¡Menudo acierto!

Para mí, como jugador en solitario, el tiempo de setup y de recogida es muy importante. Por eso me gustó tanto el 7th Continent, que se despliega o recoge en menos de 5 minutos. Y con esto del libro la verdad es que no es un juego que me dé pereza montar. Y con el juego base estoy seguro de que sí me la daría.

Aun así hay margen de mejora. Hay una aplicación que se llama Gloomhaven Helper que sirve tanto para el juego original como para este. Y con esta te ahorras el tener que sacar las cartas de acción de los monstruos y sus cartas de modificador de ataque. Tampoco necesitas las fichitas para marcar el orden de iniciativa porque te lo hace la app. Sólo he jugado una vez con ella y se me hizo la partida más corta, teniendo que manejar menos cosas.

Pero aun así tienes que seguir sacando los standees de los enemigos. Y cada uno te viene en su propia bolsita zip que son lo más engorroso de guardar. Por eso estoy pensando muy seriamente montarme mi propio inserto de foam y poder guardarlo todo en bandejas sin las bolsas zip. Con esto el tiempo de montaje y recogida se tiene que reducir al mínimo.

Mapa desplegado con suplemento para tener más espacio jugable.

¿Cómo funciona en solitario?

En solitario funciona como un reloj pero tienes que estar concienciado que vas a jugar con dos personajes porque el juego no está pensado para jugar sólo con uno. Como el juego empieza tan suave con el tutorial, al principio no te tienes que liar con muchas cosas y se hace fácil empezar con dos personajes. La curva de aprendizaje es genial. Al final acabas muy acostumbrado a jugar con dos y, para mí, no supone ningún problema.

Aun así se pierden algunas mecánicas que me hubieran gustado catar con más personas. Al principio de cada escenario cada personaje recibe dos cartas de Objetivos de Batalla y tiene que escoger una de ellas en secreto. El resto de jugadores no pueden saber qué objetivo tienes y si lo consigues te dan una marca para poder obtener un beneficio adicional cada 3 marcas que consigas.

Los objetivos pueden ser cualquier cosa, como acabar todos tus turnos al lado de otro personaje, o acabar todos tus turnos separado de todos los personajes. He puesto estos dos ejemplos porque me parece que puede dar buenos momentos jugando con más personas. Jugando solo sabes los objetivos de los dos personajes en todo momento.

Otra mecánica que se pierde es que no sabes qué van a hacer tus compañeros. Es decir, puedes saber si te van a querer curar, o si van a atacar a un enemigo. Pero no sabes con que iniciativa van, entonces no sabes si vas tú antes o después. En solitario puedes planear tu estrategia conjuntamente porque tienes toda la información y tienes una ligera ventaja.

Voidwarden a punto de controlar mentalmente a 3 enemigos y matarlos en un sólo turno.

Conclusión

Gloomhaven: Jaws of the Lion me ha gustado mucho. La facilidad para montarlo hace que sea muy fácil de sacar a mesa en solitario. Si me juntara con más gente me daría igual porque lo montas en un momento mientras estas hablando con tus amigos. Pero jugando solo si un juego tiene muchas cosas que sacar te da pereza (si, me refiero a ti Robinson Crusoe) y con este en seguida lo tienes desplegado y estás pensando qué dos cartas jugar. Aun así quiero hacerle un inserto para que sea todavía más apetecible.

Aunque se haya dado mucha importancia a la necesidad de ese modo tutorial, que funciona perfectamente, el juego no me parece muy complicado de aprender. De hecho creo que podría estar un tiempo sin jugar y poder volver a retomarlo sin tener que leerme las instrucciones de nuevo. Eso es que las mecánicas están muy bien diseñadas.

Pero sí que le veo una profundidad para aprender a jugar bien. No sé cuánto de difícil será luego el juego según avances en la campaña, pero de momento no he salido del tutorial y no he tenido muchas dificultades, como es de esperar. El escenario 4 lo tuve que repetir pero fue culpa mía porque me olvidé de actualizar las cartas de uno de los personajes, y en vez de jugar con las 10 cartas definitivas, estaba jugando sólo con 6 y eran las básicas. Mi esperanza para la campaña es que suponga un reto que alguna vez falle pero sin llegar a un obstáculo que me haga pensar que es imposible de superar.

Teniendo 25 escenarios, durando de 2 a 3 horas cada uno, me parece la longitud exacta para poder disfrutar del juego sin llegar a aburrirse. Mucho me tendrá que gustar el juego para que después de acabar la campaña tenga ganas de seguir con el juego original, pero lo veo como una posibilidad.

En definitiva, es un juego que aconsejaría probar a todo el mundo. La gestión de mano es muy interesante y el tema, si te gusta la fantasía, es muy atrayente. Te puede gustar o no pero esta edición con un precio tan ajustado y asequible creo que es ideal para probarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *